Comúnmente nos encontramos con dos vías de venta:

  1. “Vendo piso destrozado y barato para reformar de pies a cabeza”.
  2. “Vendo piso reformado listo para entrar a vivir”.

La segunda opción es sin duda la más atractiva. Son pocos los valientes que se atreven a comprar un piso ruinoso para reformarlo y dejarlo nuevo, eso es demasiado trabajo, mucho gasto y tiempo que perderán sin poder habitar la vivienda.

truss-785803_960_720

A veces un “lavado de cara” puede resultar suficiente, renovar la pintura, cambiar los muebles y otros arreglos menores.

En otras ocasiones, la vivienda tiene todas las instalaciones obsoletas, desde los conductos del gas, pasando por la electricidad y terminando con las tuberías del agua. Ventanas por las que se cuela el calor abrasador del verano y el frío gélido del invierno, muebles deformados y sucios, calderas octogenarias… Sí, un piso necesita sus arreglillos y actualizaciones, sobre todo si tenemos en mente venderlo.

Es importante antes de ponerse manos a la obra, ser conocedores del ambiente inmobiliario de tu barrio, saber en qué estado están las otras viviendas colindantes y cómo está la economía en esos momentos, ¿se venden pisos? ¿Saldría más a cuenta alquilarlo?

Restaurar nuestra vivienda con objetivo de venderla debe ser un proyecto meditado y estudiado, ya que nadie desea sufrir muchas más pérdidas que beneficios.

Para actualizar el piso a vender, debemos tener en cuenta que no es necesario invertir sumas millonarias para crear una joya extraordinaria, se pueden introducir mejoras prácticas que igualen o superen modestamente las calidades y oportunidades que otorgan las viviendas vecinas.

Algunas cosas interesantes a tener en cuenta, puesto que pueden resultar importantes para el comprador:

En cuanto a la cocina: las encimeras de granito son duraderas y preciosas, visten y llaman la atención. Debe haber suficiente espacio de trabajo en la cocina, huecos para horno, lavavajillas, nevera, lavadora y microondas. Se agradece un pequeño tendedero-trastero. Las cocinas minúsculas no son atractivas.

kitchen-1224845_960_720

En cuanto al salón, (y esto sirve para toda la vivienda) los colores fríos claros así como el color blanco para las paredes suelen sugerir mayor espacio, sensación de luminosidad y limpieza. Los muebles viejos del año de la polca no son atractivos, como potencial compradora que soy, debo decir que producen muy mala sensación. Prefiero ver habitaciones vacías antes que ocupadas de mobiliario viejo e inútil.

Hablando de dormitorios, es preferible tener 3 pequeños que una suite gigante. Lo mismo sucede con los baños, prefiero dos pequeños antes que uno enorme. Esto lo aporto contrariando la idea de “oh, derribemos este tabique para que parezca más grande”.

beach-house-interior-1505461_960_720

Sobra decir, que las instalaciones de luz, gas, agua, deben estar actualizadas según la normativa vigente y en condiciones de seguridad y salubridad. Una vez me mostraron un piso donde asomaban cables pelados de la pared… ¡Eso no, por favor! Supuestamente estaba recién reformado y listo para entrar a vivir, y a electrocutarse, claro.

Las ventanas, puertas y otros elementos como el tejado (si se trata de una casa), así como la calefacción y el aire acondicionado si lo tuviera, deben favorecer el ahorro energético, proporcionando además una mayor estabilidad en la temperatura interna del hogar. No olvidemos que un buen aislamiento en paredes, ventanas, puertas y techos supone un atractivo práctico y suculento a ojos del comprador.

insulation-978999_960_720

Ya para finalizar, ¡no olvides contar con una empresa de obras y reformas de confianza!