Parece mentira, pero existe una gran diferencia entre “guardar los enseres en el guardamuebles” y “organizar los enseres en el guardamuebles”.

La organización es crucial en un habitáculo de dimensiones determinadas, para que todos los objetos sean accesibles, estén colocados en un lugar y posición seguros y podamos encontrarlos con un simple vistazo.

El secreto está en trazar una U a la hora de colocar los elementos. Esto nos permitirá tener acceso a todo cuanto tenemos, divisando todos los elementos de un vistazo.

 

letter-1432629_960_720

En primer lugar se colocan los elementos más voluminosos y altos al fondo del guardamuebles, pegados a la pared formando una U y ocupando las tres paredes principales (donde no está la puerta de acceso). Por ejemplo: estanterías y aparadores grandes, cajoneras, cómodas, escritorios, esquineros, canapés, colchones y cabeceros.

A continuación, delante de estos muebles anteriores y respetando la forma de U, se colocan otros muebles de menor altura, como mesas, sillas, mesitas de noche, banquetas, sillones, sofá, etc.

Seguidamente, se pueden ir colocando las cajas, respetando siempre la forma de U. Debajo del todo, las cajas más pesadas (con libros por ejemplo) y encima las más ligeras, terminando con las frágiles que contengan vajillas, etc. Las cajas no deberían alcanzar una altura elevada, para poder ver bien todo cuanto hay detrás, a no ser que sean cosas que no vayamos a utilizar pronto.

Lámparas de pie y espejos, deben colocarse un lugar seguro, de manera que no se caigan o se golpeen, las lámparas de pie y el espejo acostado sobre las cajas o apoyado en la pared verticalmente.

A continuación, es de mucha utilidad realizar un croquis sobre un folio dibujando la ubicación de los enseres y cajas, a fin de encontrar rápidamente aquello que necesitemos.

Este pequeño mapa-inventario se puede pegar a la puerta de tu almacén por la parte de dentro.